¿Qué es la traducción técnica?

Mucha gente designaría como rasgo distintivo de la traducción técnica el uso de una terminología técnica y específica. Sin dejar de figurar como característica, este no es un aspecto diferenciador con respecto a otro tipo de traducciones como son la traducción política, jurídica o educacional. Estos tipos de traducción también incluyen terminología específica pero así mismo pueden encontrarse en ellos estilos de redacción retóricos o argumentativos. La traducción técnica se desmarca de estos estilos presentando un estilo de redacción puramente utilitario para responder a las necesidades de instrucción de unos lectores y así habilitarlos como ejecutores de tareas técnicas. Por tanto, el texto técnico usa las ciencias aplicadas y debe reflejar la realidad técnica y permitir que el lector tenga un efecto sobre ella.

A diferencia de la escritura científica, la escritura técnica no obedece a generar conocimiento o a desarrollar ideas para demostrar una teoría. Esto significa que en los textos técnicos no hay nada que probar, tan solo surgen de una necesidad de saber realizar tareas o utilizar un instrumento o máquina. Otra diferencia con la escritura científica es que en la técnica no existe mención a la autoría.

Dado que la única función de los textos técnicos es la de transmitir información, alguien podría pensar que el estilo de redacción no es importante. Nada más alejado de la realidad, el estilo de redacción de una traducción técnica debe cumplir un requisito muy específico: la eficiencia en el lenguaje. Básicamente, hacer que el contenido se entienda. Por ello, este requisito hace que el estilo de escritura deba ser conciso, claro y libre de ambigüedades en la medida de lo posible.  En el proceso de traducción el agente traductor debe ser consciente de todas las diferencias entre los dos contextos y proponer los ajustes necesarios para asegurar que la traducción se refiera a la esfera de acción de la audiencia.

La orientación funcional del texto técnico y direccionada hacia una audiencia concreta hace necesario que en el proceso de traducción técnica se tenga en mente la función y el contexto de forma constante. Uno de los principales requisitos de la traducción técnica es entender el texto de origen. Entonces, si los traductores técnicos no son especialistas en el texto que están traduciendo, ¿cómo pueden llegar a entender el contenido?

Fuente: “The technical translator: The Sherlock Holmes of Translation?” Mathilde Fontanet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *